Diámetro: 120.536 Km – Distancia media: 9,5 UAs – Nº de satélites: 61

Traslación: 11 años, 315 días y 1,1 hora – Rotación: 10 horas y 45 minutos Temp. media:-130ºC

 

EL PLANETA

Es el sexto planeta en orden del Sistema Solar, al igual que Júpiter, se trata de un planeta gigante gaseoso cuya composición principal es el Hidrógeno y el Helio acompañados de pequeñas trazas de Metano, Vapor de Agua, Amoniaco y otros gases de menor proporción. Al igual que Júpiter, se desconoce si existe un núcleo sólido en su interior, sus majestuosos vientos varían según la profundidad de las nubes. Visualmente se observa que está achatado por los polos y su ecuador se encuentra ovalado.

Saturno es un planeta que destaca por dos cosas: su baja densidad (inferior a la del agua) y su sistema de anillos. El hecho de que tenga una densidad más baja que la del agua, supone que si tuviéramos un océano lo suficientemente grande como para sumergir el planeta, éste flotaría. Para darnos cuenta del tamaño que tiene el planeta, en su diámetro ecuatorial podríamos alinear 9 planetas como la Tierra y su volumen equivale a la de 740 planetas terrestres. Uno de los mayores misterios que los astrónomos no han podido resolver todavía es la forma hexagonal que presenta el conjunto de nubes situados en el polo Norte del planeta.

Sin duda, lo más destacable del planeta es su sistema de anillos formados por pequeñas rocas, no más grandes que el tamaño de un coche, y mucho polvo y rocalla procedente de la colisión de rocas mayores. Actualmente la sonda Cassini se encuentra orbitando entre los anillos y el planeta, brindando unas espectaculares imágenes donde se muestran lo fino que son los anillos y sus formas onduladas. Un fenómeno curioso que podemos observar con el tiempo, es la inclinación de este sistema de anillos, llegando hasta tal punto que se pueden quedar ‘invisibles’ de cara al observador.

Resultado de imagen de anillos saturno cassini

Prometeo creando volutas en ‘su’ anillo

De su sistema de satélites podemos destacar a los más brillantes que podemos observar con telescopio mediano: Mimas, Encelado, Tethis, Dione, Rhea, Titán y Japeto. De todos ellos Titán ocupa el papel de ‘favorito’ en observación ya que es el más brillante por su atmósfera nubosa, igual que el planeta Venus. Encelado quizás es el satélite favorito por la alta posibilidad de albergar algún tipo de vida. El resto de satélites brillan por tener un alto albedo por su superficie helada y nevada. Muchas de las lunas del planeta moldean el sistema de anillos impidiendo que se ‘deshagan’ actuando como un perro con un ganado. Por este motivo, este tipo de satélites los denominamos ‘pastores’.

SU OBSERVACIÓN:

Saturno es un planeta muy apetecible,  a simple vista destaca por ser un astro brillante que no parpadea, de color amarronado. Con telescopios refractores menores de 90 mm, lo podemos apreciar como un objeto alargado en el que destaca el disco planetario en el interior y el sistema de anillos a su alrededor como si fuera único. Con aumentos mayores podemos distinguir tres zonas distintas de anillos, y con una buena estabilidad atmosférica podemos apreciar la División de Cassini.

Si utilizamos newtonianos mayores de 200 mm, el espectáculo lo tenemos garantizado. Si usamos los aumentos adecuados y tenemos una buena calidad del cielo, podemos distinguir, además de la División de Cassini, un pequeño espacio entre los finos anillos que forman el grupo A, denominado la División de Encke.

Resultado de imagen de division de encke

En su observación también cabe destacar que el planeta presenta bandas nubosas como las de Júpiter, pero no se aprecian tanto debido al color que presentan sus nubes. Otro detalle que podemos observar en el planeta, es la sombra que proyectan los anillos sobre el disco planetario y un color grisáceo que presentan los polos del planeta.