M57, NGC 6720

Nebulosa anular de La Lyra

Constelación: Lyra – Distancia: ∼2.300 años luz

Magnitud aparente: 8,8 – Tamaño: 1,4′ x 1′ de arco

Época de observación: Primavera-Verano

INSTRUMENTO: Refractor 120/1000 con ocular Plössl 15 sobre montura ecuatorial

EL OBJETO:

Se trata de una nebulosa planetaria muy conocida por los astrónomos, al tratarse de un objeto muy utilizado como ‘prototipo’ de la muerte de estrellas tipo ‘Sol’. Su luminosidad procede de su estrella central, una enana blanca que está emitiendo toda su radiación al espacio exterior a la misma vez que desenvuelve sus capas de gas lentamente, formando un disco gaseoso a su alrededor en forma de ‘donut’. Esto indica que la enana blanca todavía no ha terminado de formarse y aún le quedan gases por expulsar. Cuando acabe su ciclo, su tamaño será semejante al de nuestro planeta con una densidad de 10.000 T/cm³

A PIE DE TELESCOPIO:

Su localización en la constelación de La Lyra no tiene pérdida, quizás es una de las nebulosas planetarias más fáciles de encontrar. Se sitúa entre las dos últimas estrellas, Gamma (Sulafat) y Beta (Sheliak), aproximadamente en medio de las dos estrellas.

Para poder observar el objeto nos hace falta telescopios superiores a los 80 mm para sacarle su forma redonda u ovalada. No veremos el hueco de la zona central porque necesitaremos telescopios superiores a los 120 mm de apertura. Cuando observamos el objeto, lo vemos como una especie de ‘estrella desenfocada’ y luminosa que destaca del fondo de estrellas. Yo con mi refractor de 120 y un simple ocular Plössl de 15, pude sacar el detalle de la zona central, así os lo muestro en el dibujo realizado a pie de telescopio. Olvidaros de observar la enana blanca, ya que se requieren instrumentos mayores de 300 mm.

Observado por Victoriano Canales Cerdá

-O-