En La Luna es habitual ver juegos de sombras y luces provocando curiosas formaciones y estructuras que sólo son visibles durante un corto periodo de tiempo. La ‘X’ es un ejemplo de ello, sólo es observable unas cuantas horas antes de que llegue el cuarto creciente. La provocan los bordes altos de los cráteres Blanchinus, La Caille y Purbach situados a un tercio de distancia en el terminador lunar, dirección Sur-Norte. Para su observación se requieren telescopios superiores a los 70 mm de apertura y trabajar con aumentos medios para poder encontrarla.