Desde el décimo día después del novilunio, hasta llegar a cuarto creciente,  en el Promontorium Heraclides (Cabo Heraclides) situado al borde Suroeste de Sinus Iridum, se encuentra la formación geológica más estudiada de toda la selenografía por parte de todos los aficionados: La Doncella Lunar.

Se trata de un juego de luces y sombras en el que las cumbres más altas del cabo, dan la forma de la cara de una mujer y las zonas bajas situadas en su parte posterior, esculpidas por los vientos alíseos, da forma a su cabello suelto. Su forma comienza a hacerse notar conforme van pasando las horas desde el comienzo de su terminador.