Este pasado Lunes 26 de Noviembre, entorno a las 20:54 hora española, la nave InSIGHT de la NASA logró posarse sobre la superficie marciana cumpliendo con el plan previsto. El descenso del módulo donde estaba la nave, era lo que más preocupaba, ya que tenía que estar unos 7 minutos sin conexión con La Tierra por las altas temperaturas que se registran (1.500 ºC) y son protegidas por el escudo térmico, por lo que se temía por un fallo autónomo que estrellara la nave, pero no fue así.

Imagen relacionada

NASA probó un nuevo sistema de vigilancia para conocer si la nave llegaba sana y salva a la superficie, consistía en el despliegue de dos Cube Sat, denominados MarCO, que se situaban en órbita entorno al módulo y de esa manera lo podía seguir e informar al instante de todo problema que pudiera tener en el menor tiempo posible, unos 8 minutos en comparación con el tiempo que supondría en que MRO u OSYSSEY recibiera señales de InSight y las enviara a La Tierra, pero esto sólo puede ocurrir cuando alguna de estas dos sondas se situase por la zona donde se encuentra. Gracias a este nuevo sistema, InSight siguió todos los pasos marcados por la NASA.

InSight se encuentra en una región llamada Elysium Planitia, un lugar llano donde poder desplegar toda su instrumentación con el menor impedimento posible. Las maniobras de instalación de los distintos instrumentos, tardarán unos 3 meses en situarlos en el sitio correspondiente. En el momento que todos los instrumentos estén listos, comenzarán los trabajos para el estudio del interior del planeta rojo.

Resultado de imagen de insight marte

Entre todos los instrumentos se encuentra el TWINS, una estación medioambiental diseñada por el Centro de Astrobiología, que se encargará de monitorizar las condiciones ambientales del lugar de aterrizaje durante un año marciano.